Translate

16 de juliol de 2013

POLISOMNOGRAFÍA NOCTURNA


Cerrando los ojos y escuchando el suave sonido de un piano, mi cuerpo se relaja profundamente, hasta que la atonía muscular se relaja, mis parpados caen y mi respiración va recorriendo suavemente por todas las partes de mi cuerpo hasta que el oxígeno me llega al cerebro. Entonces caigo en un sueño profundo donde revivo mis éxitos pasados, olvido los fracasos y imagino un futuro mejor.

En este futuro no existe la palabras crisis, recesión, paro, corrupción, ni nada de sobres B, etc..

Durante todo este proceso de ensueño mi cerebro y mi cuerpo pasan por diferentes estadios. Pero antes de analizarlos, debo contar el significado de polisomnografía.

la polisomnografía  se utiliza para estudiar las  fases del sueño a través de pruebas como el electroencelograma (EEG). l'Electrooculograma (EOG) y l'electromiograna (EMG). Esudiando el cerebro, los movimientos oculares y  nuestra musculatura se ha llegado a la conclusión que la polisomnografía tiene dos fases: la fase No REM (NREM) y la fase REM.

La fase No REM es aquella en que no se detectan movimientos oculares rápidos, nuestro sueño es más profundo y por este motivo es más difícil despertarnos. Esta fase se divide en cuatro estadios:

 Estadio 1: cambiamos de postura, no tenemos la sensación de estar dormidos y por este motivo el sueño es ligero. En este estadio se pueden producir alucinaciones que nos pueden ser muy reales, como por ejemplo la sensación de caer en el vacío. Estas alucinaciones llevan el nombre de alucinaciones hipnagógicas. Ahora estamos entre la vígila y el sueño.

Estadio 2: el sueño es más profundo, por tanto es más difícil de despertarnos, nuestra musculatura se relaja y los movimientos oculares lentos desaparecen.

Estadio 3: la musculatura está más relajada, el sueño es más profundo. Total que dormimos profundamente sin importarnos que nuestro gobierno está repleto de chorizos.

Estadio 4: nuestra musculatura está muy relajada y en nuestros ojos se pueden ver indicios de movimientos oculares.

El sueño REM se caracteriza por los famosos movimientos oculares rápidos, aquí se produce una atonía muscular que nos permite soñar sin movernos de nuestra cama, es decir, si soñamos que damos una patada a los que viven en la Moncloa, nuestro pie no se moverá.

Durante el sueño REM, tenemos ensoñaciones que podemos recordar al despertar.

Ahora me he puesto un poco ñoña porque ya se termina mí artículo sobre las fases del sueño; por este motivo quiero citar a  Anotnio Machado para animarnos ( que con la que está cayendo, falta nos hace) y seguir luchando por nuestros sueños:

"Si es bueno vivir,todavía es mejor soñar, y lo mejor de todo, despertar."



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada