Translate

30 de desembre de 2014

Drogas: la última raya

Mientras estaba al supermercado a la sección de congelados para comprar el pescado para noche vieja (con tanto recortes del gobierno no me da para nada más), me he preguntado ... ¿Qué he hecho de bueno este 2014? y no he encontrado la respuesta, o sea que no he hecho NADA que valga la pena mencionar, soy del montón, de este que esta justo al medio de la campana de Gauss, algunos me dicen que estar justo en el centro es vivir sin vivir en un mismo y yo les contesto que también he leído a Santa Teresa de Ávila .

Supongo que otra persona que ha leído a Santa Teresa es Javier Jorge (Jota ,para los tuiteros) pero él se ha dedicado más a mostrarnos el submundo de las drogas con su libro la última raya. LO SÉ! No es un blog de literatura, pero este libro me ha parecido interesante para conocer el mundo de las drogas a través de sus personajes y por este motivo es un libro que recomiendo leer.  -Javier Jorge, espero tu comisión ... :)- ¿Con está comisión podré comprar marisco fresco para noche vieja?.

Cuando estaba leyendo el libro me preguntaba por qué cuesta tanto dejar las drogas y por qué algunos de los personajes viven por y para la droga. Después de leer  mis apuntes de neurociencia cognitiva encontré la respuesta.

Uno de los personajes secundarios que cita el libro es Verónica que intenta dejar la cocaína y no consigue nunca dejar de consumirla, hasta el punto de  realizar actividades poco recomendables para esnifarla. Esto que le pasa a Verónica ocurre también  a muchos cocainómanos porque esta substancia crea una adicción que genera unos cambios biológicos, psicológicos y sociales si se consume a largo plazo. Estos cambios provocan que Verónica no pueda vivir satisfactoriamente porque su conducta se dirige sobre todo a conseguir su droga que le condiciona  su vida.

 Esto quiere decir que Verónica le motiva la droga y que cuando la consume su cuerpo percibe cambios cerebrales(  la droga cambia los sistemas dopominergicos, mesolímbico i el mesocortical), estos cambios provocan que tenga más necesidad de consumirla, más persistencia en hacerlo, más deseo y si no la toma puede llegar a tener la  síndrome de abstinencia.

Todos estos cambios de plasticidad cerebral que tiene Verónica le condicionan su aprendizaje y su memoria, esto quiere decir que si (supuestamente) Verónica deja la droga y vuelve otra vez al circulo social donde la consumía , volverá a recaer por culpa de que su cerebro recibirá más dopamina en el sistema mesolímbico, mesocortical y nigoestriado que le incitará a consumir de nuevo.  Este incremento de dopamina se producirá cuando Verónica recuerde todos los momentos  y sitios donde ella consumía.

Lo mejor que se puede hacer si se quiere dejar las drogas es cortar con las amistades que  las consumen y dejar de ir a los sitios  donde se consumían dichas sustancias. Pero la solución que da mejor resultado es NO PROBARLAS NUNCA, ni por fin de año.

 Hablando de fin de año, espero que tengáis una buena entrada al 2015 y disfrutad de lo que nos queda de fiestas, que después tendremos subidas de la luz, el agua... y solo tres euritos de más en nuestro bolsillo, y eso si tenemos la suerte de tener trabajo, Mariano Rajoy dice que no hay crisis, pero este hombre vive en los mundos de yupi.

 ¡¡¡¡SALUD, TRABAJO  Y FUERZA  PARA  EL 2015 !!!








Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada